El romance gay en la telenovela “Amar a muerte”; está llamando la atención incluso más que la pareja protagónica (Angelique Boyer y Michel Brown). Se trata del amor entre Juliana y Valentina.

La premisa es la misma de muchas historias: Valentina es una chica de familia adinerada mientras que Juliana es hija de “El Chino Valdés”, un narcotraficante perseguido y odiado.

La novela habla de la transmigración de almas; resulta que el papá de Juliana y el de Valentina mueren el mismo día, a la misma hora, y sus almas se van al cuerpo de alguien más.

Valentina no sabe hasta ahora que el alma de su padre (León Carvajal) transmigró al cuerpo de “El Chino” Valdés; un sentenciado a muerte en la silla eléctrica y curiosamente, papá de Juliana, mientras que el alma de “El Chino” se va a la de un profesor universitario.

Estas dos chicas coinciden en una calle de la Ciudad de México; Juliana se da cuenta que a Valentina le pasa algo y comienzan así una plática que se convierte en amistad y, con el tiempo, en una exploración de sentimientos, pues ninguna de las dos se asume como “gay”, hasta que perciben que cuando están cerca hay una atracción más y más fuerte.

Cuando se dan el primer beso; ambas deciden seguir con sus sentimientos y Valentina termina con su novio, quien, enojado, la persigue hasta descubrir por quién lo cortó, y no contento con la respuesta, va y acusa a Vale con su hermana, la amargada Eva Carvajal, que hará todo lo posible por separarlas.

Aunque ya casi se besaban en otro momento; fueron interrumpidas por el hermano de Valentina, pero poco después, en la alberca, ambas se besan por fin y quedan un poco sacadas de onda por lo que acaba de pasar, pero no reaccionan negativamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here