Nuevo Laredo, Tamaulipas:

En Nuevo Laredo, a la Jurisdicción Sanitaria Número Cinco se le complica brindar el servicio al existir un déficit de personal y la situación se agrava por aquellos que debieron regresar a los hogares por rebasar los 60 años, encontrarse en estado de grave, hipertensos o diabéticos.

Esta medida ha derivado que por lo menos en esta frontera un aproximado de 60 personas que integran la plantilla laboral del Sector Salud suspendieran actividades y con ello provocado el cierre de varias unidades médicas, como las situadas en las colonias Mirador, Américo Villarreal y Nueva Era.

Lo anterior debido a que el personal tiene edades de más de 60 años y por disposiciones del Gobierno Estatal, regresaron a casa, ante la vulnerabilidad que presenta para ellos el COVID-19.

Finalmente, en cuanto a los pacientes con tuberculosis, éstos seguirán recibiendo atención médica a través de citas programadas.

“En el área de tuberculosis, la médico quien rebasa la edad de los 60 años, únicamente dará consulta bajo llamado en caso de pacientes nuevos; en tanto aquellos pacientes que están en control, únicamente acudirán para recibir el tratamiento y cuando tengan cita con la médico, ella acudirá, no se dejara descubierta esa área”, aseguró Óscar González Arrambide, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Cinco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here